La actriz Mayim Bialik'>Mayim Bialik saltó a la fama mundial de adolescente, cuando protagonizó la serie para adolescentes Blossom. Tras estar cierto tiempo alejada de la actuación o con papeles secundarios, volvió por la puerta grande al incorporarse al elenco de la comedia más exitosa de la televisión actual, The Big Bang Theory.

La intérprete que da vida a Amy Farrah Fowler tiene dos hijos, Frederick Heschel y Miles Roosevelt, de 13 y 10 años respectivamente. Ese número es muy modesto comparado con la cantidad de descendencia que había planeado tener: once.

Así lo reveló en su canal de Youtube durante uno de sus videos. “Cuando decidí que iba a ser madre no tenía idea de cómo sería dar a luz. No sabía cómo cambiar un pañal y menos aún cómo sostener a un recién nacido. No obstante, lo que sí sabía era que quería los hijos suficientes para formar un equipo de fútbol”, explicó con humor.

Leé tambiénSe termina The Big Bang Theory y la culpa sería de Sheldon

No obstante, los dos hijos que tuvo la llevaron a cambiar de opinión. En un relato lleno de humor, sarcasmo e ironía, la actriz explicó cómo llegó a esta determinación. “Iba a ser fantástico, tendría tantos hijos que me visitarían en el día de Acción de Gracias y nunca sentiría que me faltara amor. Y si algo me pasaba, siempre habría alguien que se hiciera cargo de mí, o podrían turnarse entre ellos. Luego, tuve a mi primer hijo. Después de tres días de trabajo de parto, un viaje no planificado al hospital y cuatro días en la unidad de cuidados intensivos neonatal, empezamos nuestra vida juntos”, contó.

“Era un bebé genial, era agradable todo el tiempo siempre que yo lo alimentara constantemente, lo tuviera en brazos y durmiera a su lado. Yo amé a mi bebé ‘velcro’ que es como llamamos a este tipo de bebés, pero estar siempre ‘de guardia’ era agotador”, recordó Bialik.

En ese tiempo, la actriz -que además era doctora en neurociencias- escribió y editó su tesis doctoral. “Todavía era mi bebé incluso cuando estaba por llegar a los dos años”, lamentó la artista.

Y mientras Frederick Heschel todavía no era independiente del todo se quedó embarazada de nuevo. Al segundo, lo tuvo en un parto que duró 3 horas. “Erróneamente asumí que el bebé número dos sería totalmente diferente al número uno. El parto, el embarazo fueron tan distintos, iba a ser pan comido... ¡Error! El segundo fue un bebé velcro que tuve que cuidar mucho y era agradable siempre que yo lo alimentara constantemente, lo tuviera en brazos y durmiera a su lado de forma segura”, ironizó.

“Mi primogénito aun necesitaba muchos mimos y cuidados incluso después de haber nacido su hermano. Hasta trató que le volviera a dar el pecho de nuevo. Sentí como que tenía dos bebés. Lloré mucho, estaba estresada. No teníamos una baby sitter, estaba dando clases de hebreo y piano en ese momento y dormía básicamente en períodos de dos a tres horas. Así que a los 33 con un nene chico y un bebé que aún me necesitaba tremendamente decidí que ya había cumplido con el ciclo de tener hijos”, explicó

Una vez tomada la decisión, la actriz expresó que no fue fácil aceptarla. “Lloraba cuando leía revistas y veía mujeres con cinco o seis hijos, con maridos que las apoyaban y las amaban, que tenían paciencia infinita. Lucían perfectos, se sentían increíbles. Ellos pudieron hacer eso que yo quería”.

Más allá del sarcasmo, la artista quiso dejar claro que lo más importante es ser más tolerante con uno mismo: “La maternidad es una lucha constante entre aguantar y soltar, justo como la vida. Es una lucha constante entre quién creés que sos y quién tenés la capacidad de ser. Hay mucho remordimiento y, al final, deseamos que haya aceptación de una misma”.

En ese sentido, detalló la lucha interna que atraviesa aún a día de hoy tras no querer tener más familia: “Siempre me pregunto cómo serían otros hijos míos. Veo nenas que guardan parecido conmigo cuando tenía esa edad y me pregunto si sería así como luciría una hija mía. Me pregunto qué combinación de ADN estaba preparada para los chicos que nunca tuve. ¿El número tres sería un clon mío, como mi primer hijo, o sería un clon de su padre, como mi segundo hijo?, ¿hubiésemos tenido un zurdo, como mi segundo hijo o daltónico, como mi primogénito?”. “Me pregunto y así sigue. Hacemos lo que podemos de la mejor manera que podemos. Lloramos la pérdida y tenemos la fe de que aceptación nos brindará perspectiva y que todo es exacto como debería ser”, concluyó.

Más sobre:maternidadBeyoncé aseguró que no está apurada por perder el peso del embarazo y contó por quéSerena Williams revela sus “emociones posparto” y cómo lidia con ellasA una mujer le piden que se cubra para amamantar y su respuesta se volvió viral

Fuente: TN >> lea el artículo original