Nunca en la joven democracia brasileña se ha producido un vuelco entre el ganador de la primera vuelta y el vencedor final, en la segunda. Esta vez no será una excepción si se mantienen los resultados que Datafolha ha divulgado este miércoles, los primeros después de la cita con las urnas del domingo pasado. En el caso de Bolsonaro, los resultados son, en esencia, bastante similares a los del domingo: esa noche, el ultraconservador obtuvo el 42% de los votos totales y ahora tiene un 49% de la intención de voto. Ha subido siete puntos.

MÁS INFORMACIÓN

Fuente: El País >> lea el artículo original