La baja de tasas de interés que habilitó el Banco Central tras resolver la eliminación del piso de 60% que rigió en los últimos tres meses hará disminuir también los rendimientos de los plazos fijos y de otros instrumentos en pesos, aunque la autoridad monetaria necesitará mantener un fino equilibrio para no provocar una nueva migración de las inversiones en pesos hacia el dólar.

Según explicaron especialistas consultados por TN.com.ar, una baja de tasas tenderá a 'normalizar' el resto de las variables nominales de la economía. Y eso se traducirá, para los ahorristas y consumidores, en caídas en los costos de tomar prestado dinero al descubierto, en la financiación de las tarjetas de crédito y en préstamos personales, mientras que además hará reducir el rendimiento de los plazos fijos, que habían llegado a superar levemente el 50% durante octubre y noviembre.

Leé tambiénEl Banco Central eliminó el piso de 60% a la tasa de interés de referencia

Las tasas de interés altas representaron un golpe duro para la actividad económica. Desde fines de agosto, cuando arreciaba la última corrida cambiaria fuerte, el Banco Central en ese momento encabezado por Luis Caputo decidió subir 15 puntos la tasa para tratar de amortiguar ese escape masivo a la moneda estadounidense, con la promesa de mantenerlo en un nivel mínimo de 60% hasta diciembre. La nueva conducción de la entidad central avanzó en perforar ese piso.

En el primer día de licitación de Leliq tras el anuncio de la eliminación del piso de 60% de tasa mínima para la política monetaria, ese instrumento financiero a cortísimo plazo (7 días) y que solo se negocia entre la autoridad monetaria y los bancos tuvieron un rendimiento promedio de 59,102%. Además, el dólar terminó estabilizándose a medida que transcurrieron las horas y pasó de tener un aumento de casi 70 centavos a apenas 5.

La decisión del Banco Central de atreverse a convalidar una tasa menor al 60% está relacionada, también, a factores externos. 'No podemos desligarnos del contexto internacional. Hubo una reducción en el precio del barril del petróleo lo cual generó que las expectativas de inflación en Estados Unidos se hayan desacelerado, y que la Reserva Federal haya pausado los incrementos pautados de tasa. Localmente eso implica que haya menos presión, y es en parte por ese motivo que el Banco Central decidió eliminar ese piso de tasa Leliq', comentó la analista del mercado de capitales Florencia Galván.

Claro que desandar el sendero de las tasas de interés para hacerlas retornar a niveles normales tiene, en principio, un riesgo a la vuelta de la esquina, y es que si no se realiza con la precisión necesaria eso pueda significar una reactivación de la presión cambiaria.

Leé tambiénEl dólar hoy: El Banco Central perforó la tasa de 60% de las Leliq y la divisa reaccionó con una leve suba

'La autoridad monetaria debe transitar el delicado equilibrio entre continuar bajando una tasa que ahoga al nivel de actividad y sostener la demanda de pesos, sin volver a generar un episodio cambiario que interrumpa los recortes', explicó Martín Vauthier, economista de la consultora EcoGo.

Si el Banco Central logra, entonces, transitar armónicamente ese camino de baja de tasas sin que retorne la presión hacia el peso, las variables nominales, como lo son las tasas de interés, deberían empezar a acomodarse más cerca de la inflación proyectada, que es de 30% para los próximos doce meses.

En ese sentido, el economista Mariano Otálora, especialista en finanzas personales, consideró que 'el plazo fijo llegó a estar arriba de 50% con una tasa de referencia más alta, ya ahora mismo cuesta encontrar a 50% más bien los bancos ofrecen 42, 43 o 44% anual. Y con eso también vendrán bajas de tasas generales de la economía como el financiamiento de las tarjetas de crédito, los giros al descubierto (adelantos de cuenta corriente) y préstamos personales'.

Leé tambiénDólar: el Banco Central mantendrá las bandas en todo 2019 y limita su compra de divisas si toca el piso

La estacionalidad también jugará su propio partido: diciembre es un mes en que suele aumentar la demanda de dólares, principalmente como inversión de la segunda mitad del aguinaldo. 'No deberíamos esperar una baja de la tasa pronunciada en el corto plazo, pero sí podría generar eventualmente una elección de moneda extranjera en lugar de plazo fijo. Siempre se recomienda estar diversificado al momento de invertir, tanto en los instrumentos elegidos como en sectores del mercado y moneda', apuntó Galván.

Vauthier propone otra alternativa para evaluar si quedarse en pesos o en dólares: mirar el riesgo país. 'Una tasa de 50% anual es en realidad una tasa mensual de 4,2%, con lo que un movimiento del dólar por encima de ese porcentaje termina licuando el retorno. Así, más que cambios graduales en la tasa lo relevante son las expectativas de devaluación, para lo que resulta muy relevante seguir de cerca la dinámica del riesgo país', dijo.

Por último, Otalora recomienda con precisión qué porcentaje de cartera debe estar en cada moneda para evitar riesgos innecesarios. 'La conveniencia del dólar y el peso es relativa. Que las tasas estén altas no necesariamente signifique que hay que estar en pesos. El dólar ya mostró en noviembre que puede aumentar 5% y te come toda la rentabilidad. Yo elijo tener el 70% del capital en dólares y un poquito en pesos y a corto plazo'.

Más sobre:dolarDólar: el Banco Central mantendrá las bandas en todo 2019 y limita su compra de divisas si toca el pisoEl dólar hoy: El Banco Central perforó la tasa de 60% de las Leliq y la divisa reaccionó con una leve subaEl Banco Central eliminó el piso de 60% a la tasa de interés de referencia

Fuente: TN >> lea el artículo original