El agua secreta es un ingrediente secreto que la mayoría de la gente olvida cuando prepara pasta, una comida típica italiana cargada de carbohidratos y que puede tener la llave para una mayor longevidad. Si en otras ocasiones te hemos brindado valiosos trucos culinarios como las cuatro técnicas para madurar un aguacate antes de tiempo, la manera de reducir las calorías del arroz a la mitad o las funciones secretas más preciadas de tu microondas, hoy le toca el turno a la aplicación del agua de cocer la pasta.

Cuando cocinas pasta seca -aquella que no es fresca y se conserva intacta durante mucho tiempo– es muy probable que tires el agua una vez la hayas colado. Sin embargo, este líquido sobrante, aunque te parezca turbio y sucio debido a la presencia del almidón, guarda en su interior la clave para que el plato final resulte mucho más sabroso.

Los 7 errores más comunes que cometes al cocinar pasta

Una vez que la pasta haya terminado de cocinarse, retírala de la olla con unas pinzas o un tenedor para que quede agua en el fondo de la olla. No es preciso que conserves todo el líquido: los expertos destacan que basta con una taza de agua. Cuando te encuentres preparando la salsa para la pasta -ya sea esta pesto, boloñesa, carbonara y un largo etcétera- añade finalmente la preparación a la olla de agua y revuelve, añadiendo la pasta como paso final.

El contenido de almidón agrega una textura sedosa a la salsa, mientras que el contenido de sal aporta sabor extra. El almidón también actúa como un agente espesante, útil tanto para salsas simples como platos más complejos como el ragù a fuego lento. ¿A qué esperas para probar este truco?

Fuente | Reader´s Digest

Fuente: ABC.es >> lea el artículo original