El gobernador de Salta, Juan Manuel Urtubey, habló de sus intenciones de ser precandidato a presidente en las elecciones de este año, comentó algunas de sus propuestas y se refirió a las actitudes que tendría su mujer, la actriz Isabel Macedo, como una hipotética primera dama. 'Creo que vamos a tener la primera dama más divertida que hayamos tenido jamás en la Argentina, porque Isabel tiene un sentido del humor formidable y permanente, aún en las situaciones difíciles', opinó.

En diálogo con La boca del Lobo, programa de La Once Diez/Radio de la Ciudad, dijo: 'Nosotros nos reímos del tema del boato y el poder, porque yo siendo gobernador ella hace su trabajo y yo hago el mío, acompañándome en lo que puede, y creo que a nivel nacional va a ser lo mismo'. Y agregó: 'Si tengo la suerte de que los argentinos confíen en nosotros, sería buenísimo tener una primera dama que sale a laburar, que si tiene que grabar va al canal todos los días y hace lo que siempre hizo'.

Por otro lado, comentó algunas de las propuestas de su espacio político, opinó sobre el debate por la edad de imputabilidad y dijo que buscaría un gobierno semiparlamentario. 'El jefe de Gabinete sería designado con acuerdo del Congreso, en línea con lo que dice la Constitución', indicó; de esta forma limitaría el poder de los presidentes.

'Esto va a obligar a que todos seamos responsables y nadie pueda mirar por otro lado en la necesidad de encontrar los problemas de la Argentina y en la posibilidad de alcanzar consensos más duraderos', dijo Urtubey.

También se refirió al exministro de Economía Roberto Lavagna y señaló que 'no tendría ningún problema' en competir en una interna con él. 'Nos ayudaría muchísimo porque es un hombre de prestigio, con quien hablo cada vez que puedo y una persona con una mirada muy interesante para la Argentina que aportaría mucho a nuestro espacio', añadió.

En último lugar, coincidió con el Gobierno en desconocer la autoridad presidencial de Nicolás Maduro en Venezuela. Y sostuvo: 'La Argentina tiene que tener una posición contundente, porque si no quiere decir que no aprendimos nada de nuestra historia'.

Fuente: La Nación >> lea el artículo original