ATE – Tras la renuncia del Interventor de Fabricaciones Militares, el gremio cuestiona el “desfile de nefastos”

Tras la aceptación de la renuncia de Luis Riva como interventor de Fabricaciones Militares, el Gobierno designó “en suspenso” a Daniel Casal, quien puede asumir solo si antes renuncia a la jubilación

Se conoció ayer a través del Boletín Oficial, que el Gobierno nacional aceptó la renuncia de Luis Riva como interventor de Fabricaciones Militares. El ingeniero fue “ascendido” con un rango de secretario dentro del Ministerio de Defensa que tiene al frente al cordobés Oscar Aguad.

Riva, durante su gestión, cerró Fanazul, la Fábrica Militar de la ciudad bonaerense de Azul y además despidió a un total de 500 trabajadores de la dependencia,  de los cuales 70 son de Villa María.

“Siempre dijimos que tanto el anterior interventor (Héctor) Lostri como Riva, venían a hacer el trabajo sucio”, dijo Fernando Mercado, secretario general de la Asociación de Trabajadores del Estado (ATE) de esta ciudad.

En lo que califica como un “desfile de personajes nefastos”, se conoció que, en la misma resolución por la que le aceptan la renuncia a Riva, se nombra como nuevo interventor a un ingeniero que viene de la actividad privada, Ricardo Casal y como subinterventor a Fernando Hugo Speranza.

“Casal no puede asumir porque como también le dijimos hace un tiempo, él no puede venir a hablar de ética porque se incorporó a Fabricaciones cobrando un sueldo de más de 100 mil pesos, cuando además, percibe una jubilación, lo que es incompatible”, planteó Mercado.

Efectivamente, en la resolución firmada por el presidente Mauricio Macri y el ministro Aguad, se establece que “no se procederá a dar el alta a la designación del ingeniero Ricardo Casal, hasta tanto se acredite la presentación por parte del nombrado de la solicitud de suspensión del beneficio previsional”.

Sobre el designado subinterventor, Fernando Speranza, Mercado señala que ingresó hace unos meses a la dependencia para hacerse cargo de la oficina de Recursos Humanos. “Lo único que hizo fue cambiarle el nombre por `Gestión de Personas`, así como suena”, planteó.

“Todos esos personajes lo que quieren hacer es destruir Fabricaciones”, planteó.

Un detalle que no pasa inadvertido por el gremio es que Riva presentó la renuncia el 24 de julio de este año, pero recién ayer fue formalmente aceptada.

Finalmente, informaron desde el sindicato de estatales que una comisión de dirigentes está en Buenos Aires manteniendo reuniones con los diputados para tratar de que se apruebe un proyecto de ley que evite más despidos y garantice la producción para la defensa.

 

El actual jefe de Producción es un coronel de Villa María

En el organigrama de Fabricaciones, la tercera autoridad a nivel nacional -después del interventor y el subinterventor- es el jefe de Producción. “Hace unos 15 días, nombraron al coronel José Eldo Lucioni. De él depende el trabajo de los 1.200 empleados ”, informó Mercado.

Lucioni es un militar que llegó a la Fábrica de Villa María ocupando distintos cargos directivos durante la gestión de Sergio Rodríguez -interventor en tiempos del Gobierno de Cristina Kirchner- hasta que fue nombrado subdirector del Polvorín, cargo que sigue ocupando.

“De él depende ahora la venta de chalecos, de balas, de explosivos y de todo lo que se puede producir en las fábricas militares. Por eso, le vamos a exigir que nos presente un plan de producción”, indicó.

Sobre el perfil del coronel radicado en esta ciudad, Mercado recordó que han tenido “grandes enfrentamientos”. “Puntualmente, fue el encargado del desguace de la Fábrica de Azul y en su momento, mandó a presionar  a nuestros compañeros para que vayan a cerrar esa fábrica”, recordó.

“Para mí, tiene doble discurso, porque vino con el kirchnerismo y ahora es más macrista que Macri”, concluyó Mercado.

Fuente: El Diario CBA >> lea el artículo original