Terror es lo que sentimos algunos humanos cuando nos toca pasar la revisión médica.
Pero no solo esto nos pasa a nosotros; nuestras mascotas sienten miedo cuando están en la consulta del veterinario a punto de ser pinchados.
Los perros pueden llorar, ladrar…Pero, ¿y nuestros gatos?

Está claro que haríamos cualquier cosa por cuidarles pero igual ellos no lo entienden y pueden ver como una traición que les llevemos a la poca querida consulta del veterinario.

Resulta que a raíz de una foto que una usuaria de Twitter publicó de su gato James, se ha creado una cadena de fotos de gatetes que sus dueños han subido a las redes sociales.
Es curioso como su gato, lejos de lamer a su médico, decide que la mejor opción es la de esconderse dentro de un agujero.

Fuente: Noddus Trends >> lea el artículo original